Las Joyas de la Abuela (Parte I)

El Cuarto Sagrado

 

Esta es la triste historia de una familia, que habiendo poseído bienes de fortuna cayó en la pobreza por la mala administración que hicieron de estos bienes, los hijos de la abuela. Abuela maravillosa a quien todos respetaban, admiraban y amaban. Después de todo, las joyas de la abuela es lo único valioso que les queda. A veces algunos de los primos opinan, que deberían abrir el cofre y resolver la pobreza que padecen… Pero nadie se atreve. Ahora bien, no todo es pobreza en esta gran familia.

 

El Hermano Mandón que tiene muchísimo dinero, que hasta se mudó y no vive en la misma casa, se la pasa viajando y algunos miembros de la familia lo admiran porque lo creen buena gente y un gran administrador; Otros hermanos (mayorcitos ellos), tienen una relación cercana y aprovechan mucho de su riqueza. A decir de algunos primos, estos son unos “chupamedias”. Lastimosamente el hermano Mandón en medio de su riqueza, va por todos lados y regala dinero a personas, que ni siquiera son de la familia. Siempre habían estado acostumbrados a ver y oír por muchos años a un Hermano Mandón ricachón que todos aclaman.

Hoy en día, esta familia sufre las consecuencias de la mala administración de la fortuna que dejo la abuela. Es una familia numerosa y habitan en una casa muy amplia, con muchos cuartos, (señales visibles de la inmensa fortuna); pero hoy es tanta la pobreza, que algunos de los “triponcitos” de la familia hasta pasan hambre y están semidesnudos porque no tienen para vestirlos decentemente. Con frecuencia, en las tardes, la familia se reúne en el gran salón, se toman un guarapo y se quejan amargamente de su situación económica…. pero ¡nada hacen! Y también, hablan mucho acerca de las “joyas de la abuela”. Joyas estas que se encuentran en un Gran Cofre, que está guardado en el cuarto sagrado.

A este cuarto nadie entra porque esta celosamente protegido por una fuerte cadena y un poderoso candado. Ni siquiera nadie osa a acercarse al cuarto de la abuela. Pero lo que nadie sabe, es que el hermano Mandón no es que haya sido un buen administrador. Nada que ver. Lo que pasa es que este señor ¡tiene las llaves del candado del cuarto sagrado! y entra sigilosamente cada vez que le da la gana y en medio de la noche saca muchas joyas, las cuales revende para disponer alegremente del dinero, del que tanto alardea.

Mientras esto ocurre la gran familia inocentemente, toma algo de guarapo y se queja amargamente de su peladera. Ahora imagina que esta gran familia es Venezuela y hazte las siguientes preguntas:
¿Quién es el cofre con las joyas de la abuela?; ¿Quién es el hermano Mandón?; ¿Quiénes son los hermanos mayorcitos y menorcitos? ¿Quiénes son los “triponcitos” pela bolas? ¿Es justo lo que pasa? ¿Y después de leer esta historia, vas a seguir quejándote sin hacer nada?.. ¡DESPIERTA!

 

Descarga Documento Word

 

 

Be Sociable, Share!

1 Comentario

  1. La propuesta esta muy buena, pero deberían cuidar la redacción de toda la pagina, así se traten de unas historias cortas, mucha gente querrá leer mas y terminara en esta pagina y cuando empiecen a leer, se les hará difícil interpretar la información, y finalmente desistirán.

Comparte una Respuesta