Las Joyas de la Abuela (Parte II)

Las Joyas de la Abuela II La Visita del Tío Sabion

 

Un buen día la familia recibió con gran alegría la visita del Tío Sabion. La rama de la familia del Tío Sabion hace tiempo se fue a tierras lejanas, calurosas y productivas cercanas a un inmenso lago. El es una persona seria, muy sencilla y con gran experiencia. Todos le guardan respeto y cariño. Hace poco se enteró de la situación de necesidad de la familia y por ello los ha visitado.  “¿Como puede ser posible que mi familia esté pelando con tanto dinero que dejó la abuela en el cofre?, se pregunta, alarmado,  el Tío.El Tío Sabion reúne a la familia y les plantea que tienen que abrir el cofre para, entre otras cosas,  saber cuanto hay.

Nadie sabe cuanto vale el cofre. El tío, les plantea, que por lo pronto y para aliviar la emergencia, es conveniente que toda la familia se entere de lo contiene el cofre y que juntos decidan la mejor manera de administra su inmenso valor…. pero además les propone que, como una manera de acelerar el progreso de la familia se debe conocer cuanto vale el cofre en su totalidad. El les explica que sabiendo ese valor, la familia puede acudir a las instituciones financieras y obtener crédito  con el soporte del valor total del cofre,  para que cada quien cubra su necesidad. “Tío nos da miedo” comenta uno de los muchachos, “NO TENGAN MIEDO, es que acaso nunca escucharon a nuestro santo padre el PAPA” pero además el Hermano Mandón no siempre les dice que esos es de todos, responde con gran determinación el Tío Sabion.

Además, para su tranquilidad,  voy a dejar a la tía Leguleya que es tan buena administradora para que maneje esa parte. “¿Y como sabremos cuanto le corresponde a cada uno si la joyas tienen diferente valor? Pregunta otro de los muchachos. “Excelente pregunta” le responde el Tío. “Por eso es tan importante conocer cuanto vale el cofre en su totalidad, por que sabiendo este valor total, podemos dividirlo en parte iguales entre cada uno de los miembros de la familia. Es la única forma justa de repartición, porque es la herencia que  a todos nos dejo la abuela, tiene que ser en parte iguales, sin preferencia alguna. Pero eso sí, mucho cuidado,  tienen que ser muy responsables, hay que aprender de los errores del pasado y pensar en los niños que vienen después”.El Tío Sabio y toda la familia se fueron hasta el cuarto sagrado de la abuela y se encontraron con que la puerta lucía limpia, utilizada,  como si alguien hubiera estado entrando…  “tronco e vaina, carajo,  lo que falta es que nos hayan robado el cofre” gritó uno de los primos. “tranquilo hijo,  tengamos fe” respondió el Tio.

Luego de cierta ceremonia simbólica y reverencial hacia la abuela, rompieron el candado y abrieron el cofre. Encontraron el cofre bastante lleno aunque evidentemente faltaban joyas por que todos sabían que la abuela había dejado  el cofre repleto.Pero eran tantas y tan  brillantes las joyas existentes,  que todos momentáneamente se olvidaron de las faltantes y con alegría  gritaron “¡Ahora si, al fin vamos a salir de abajo!”.Y Ahora tu, que ya  sabes que esta gran familia es Venezuela: Pregúntate: ¿Cuanto vale el cofre llamado PDVSA? ¿Cuánto puede representar cada una de las partes iguales del cofre, es decir las acciones de PDVSA? ¿Cuánto me toca a mí? Si estás interesado debes leer la parte final del cuento. ¡SACUDETE…!

 

Descargar Documento Word

 

Be Sociable, Share!

0 Comentarios

Comparte una Respuesta